Heritage of Migration – Presentación del patrimonio ñuñoíno en Buenos Aires, Argentina

Web_04

Acceso a la conferencia. Foto: Constanza Mora

Queridos amigos:

¡Ya estamos de vuelta! La conferencia fue una experiencia enriquecedora. Conocimos personas de todo el mundo interesada en el patrimonio tangible e intangible de la humanidad y dejamos en alto el nombre de nuestra comuna, poniendo en valor la arquitectura, las tradiciones y las historias familiares del Barrio Suárez Mujica.

web_03

La conferencia se llevó a cabo en el Museo Nacional de la Inmigración de Buenos Aires, Argentina. Foto: Andrés Morales

Próximamente subiremos el video con la exposición para el que esté interesado. Les compartimos además algunas imágenes de la conferencia.

web_02

Esperando para presentar. Foto: Andrés Morales

web_01

Esperando para presentar. Foto: Andrés Morales

web_07

Andrés Morales y Constanza Mora, miembros del Equipo para la declaratoria de Zona Típica del Barrio Suárez Mujica presentando el paper “Vanguardias importadas, culturas locales: el caso del Barrio Suárez Mujica”.

web_05

Mike Robinson, Presidente del Ironbridge International Institute for Cultural Heritage y organizador de la conferencia en la ceremonia de cierre. Foto: Andrés Morales

web_06

Ceremonia de cierre. Foto: Andrés Morales

¡A seguir fomentando la protección del patrimonio!

Anuncios

Conferencia “Heritage of Migration”, Buenos Aires, Argentina. 6-10 abril, 2017

Diapositiva 1

Elaboración: Arbotante – Arquitectura y Patrimonio

Con mucho gusto les informamos que el Equipo Técnico para la declaratoria de Zona Típica viajará este fin de semana (6 – 10 abril, 2017) a Buenos Aires, Argentina, a presentar una investigación sobre la inmigración y el traspaso de las vanguardias europeas a la arquitectura y urbanización del Barrio Suárez Mujica durante la primera mitad del siglo XX. El abstract de la investigación lo pueden leer en el siguiente enlace:

https://heritagesofmigration.files.wordpress.com/2016/11/adriana-salas_constanza-mora-and-andrc3a9s-morales_vanguardias-importadas-culturas-locales-el-caso-del-barrio-suc3a1rez-mujica-santiago-de-chile.pdf

La conferencia se titula “Heritages of Migration: Moving Stories, Objects and Home” y es organizada por el Ironbridge International Institute for Cultural Heritage (Universidad de Birmingham, RU) y el Collaborative for Cultural Heritage Management and Policy (CHAMP, Universidad de Illinois), en colaboración con la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF, Argentina), la Cátedra UNESCO de Turismo Cultural UNTREF-AAMNBA, Argentina) y el Museo Nacional de la Inmigración (MUNTREF). Más información en el siguiente enlace:

https://heritagesofmigration.wordpress.com/

Diapositiva 1

Elaboración: Arbotante – Arquitectura y Patrimonio

Diapositiva 1

Elaboración: Arbotante – Arquitectura y Patrimonio

Los invitamos a difundir esta actividad Ñuñoína en el extranjero y posicionar el patrimonio comunal a nivel mundial.

Agradecemos a la Organización Vecinal Barrio Suárez Mujica y a las Juntas de Vecinos Nº 12, 13 y 15 de Ñuñoa por la ayuda prestada para juntar los recursos necesarios para este viaje. Seremos sus embajadores en el extranjero.

¡La defensa de nuestro patrimonio traspasa fronteras!

Diapositiva 1

Elaboración: Arbotante – Arquitectura y Patrimonio

Diapositiva 1

Elaboración: Arbotante – Arquitectura y Patrimonio

Diapositiva 1

Elaboración: Arbotante – Arquitectura y Patrimonio

Adiós patrimonio ñuñoíno

01_portada-post

Foto: Andrés Morales, 2017.

“(…) dentro de una ciudad, los distintos barrios, y dentro de un barrio, las distintas casas, tienen un lugar fijo y están tan pegados al suelo como los árboles y las rocas a una colina o una meseta. Como resultado, el grupo urbano no tiene la sensación de cambiar mientras el aspecto de las calles y los edificios sigue siendo idéntico y hay pocas formaciones sociales a la vez estables y más seguras de durar.”

Maurice Halbwachs, “La Memoria Colectiva”, p. 134.

Los vecinos del Barrio Suárez Mujica hemos comenzado el 2017 con sentimientos encontrados. Por un lado, estamos muy contentos de haber ingresado el expediente técnico al Consejo de Monumentos Nacionales para que nuestro barrio sea reconocido como Zona Típica. Sin embargo, la destrucción inminente de dos antiguas y hermosas casonas ubicadas en José Domingo Cañas esquina Fernández Concha, más dos casas por esta última calle, nos llena de una franca preocupación respecto al futuro de nuestro barrio.

Una vez más somos testigos del actuar prescindente de las inmobiliarias, donde las preocupación por la rentabilidad económica, sumado a una constante especulación en cuanto al valor del suelo urbano, va arrasando con nuestros recuerdos y con nuestra cultura local.

02_tudor-2014

José Domingo Cañas Nº 923 en 2014. Foto: Andrés Morales

03_eclectica-2014

José Domingo Cañas Nº 901 en 2014. Foto: Andrés Morales

04_casas-fc_01

Fernández Concha Nº 220 en 2017. Foto: Andrés Morales

05_casas-fc_02

Fernández Concha Nº 240 en 2017. Foto: Andrés Morales

¿Qué podemos hacer nosotros como vecinos y ciudadanos cuando vemos que la legislación vigente no nos acompaña? Lamentablemente, la demolición de estas casas está amparada por ley, dado que ninguna de ellas está acogida a ley de protección patrimonial alguna. Por lo tanto, no nos queda más que denunciar y crear conciencia de la importancia de conservar nuestros monumentos para futuras generaciones. Este no es un capricho de un grupo de “patrimonialistas”, sino que, como indica Halbwachs, la permanencia de las casas de nuestros barrios históricos mantiene a una sociedad sana y estable, lo que es fundamental para la búsqueda del bien común. Denunciar la falta de visión urbana de la Inmobiliaria Pebal, dueños del proyecto que se ejecutará en esos terrenos, es parte de los recursos que nos quedan cuando todo parece fallar. Asimismo, la propuesta arquitectónica del arquitecto Fabio Cruz –un edificio de siete pisos de altura- es pobre, ya que primero, no releva el valor arquitectónico de las casas que serán demolidas y segundo, desarrolla una volumetría y un diseño de departamentos que no reconoce el emplazamiento ni la tradición arquitectónica de este sector de Ñuñoa.

Por otro lado, la política urbana del exalcalde Pedro Sabat, responsable del estado actual de deterioro de nuestros barrios, a lo que se suma la lentitud de la actual gestión para proteger los inmuebles patrimoniales de la comuna, nos impulsa a continuar trabajando en pos de una comuna bella y armónica, donde existan edificios que admirar, calles que recorrer y casas que restaurar. La ciudad puede entenderse como una “posta”, donde nuestros abuelos nos dejaron un increíble legado y que nosotros, con inteligencia, dedicación y esfuerzo, lograremos pasar, aunque sea en fragmentos, a nuestros hijos y nietos.

Estamos hartos de que tengamos que sufrir los estragos de una legislación débil en cuanto a conservación del patrimonio. Estamos cansados de la indiferencia de los desarrolladores inmobiliarios respecto a los lugares donde insertan sus proyectos. El mercado no puede ser lo único que regule los procesos urbanos.

La organización comunitaria y la participación ciudadana son los mecanismos que, como vecinos del Barrio Suárez Mujica, nos han permitido no solo intercambiar ideas sobre el destino de nuestro entorno, sino también adoptar un rol activo en la toma de decisiones locales. La amplia participación en la propuesta de modificación al Plan Regulador Comunal y en el respaldo dado por la comunidad al proyecto de Zona Típica demuestran este compromiso ciudadano, por lo que profundizar esta proactividad es lo único que nos permitirá ser parte de los cambios futuros que anhelamos.


A continuación, les dejamos un registro de lo que desaparecerá para siempre. Ñuñoa y Santiago nuevamente pierden dos pequeñas joyas arquitectónicas.

06_tudor-int_01

José Domingo Cañas Nº 923. Hall de distribución. Foto: Andrés Morales

07_tudor-int_02

José Domingo Cañas Nº 923. Escalera principal. Foto: Andrés Morales

08_tudor-int_03

José Domingo Cañas Nº 923. Salón en el segundo nivel. Foto: Andrés Morales

09_tudor-int_04

José Domingo Cañas Nº 923. Habitación con balcón, segundo nivel. Foto: Andrés Morales

10_tudor-int_05

José Domingo Cañas Nº 923. Comedor. Foto: Andrés Morales

11_tudor-int_06

José Domingo Cañas Nº 923. Biblioteca. Foto: Andrés Morales

12_tudor-int_07

José Domingo Cañas Nº 923. Salón en el primer nivel. Foto: Andrés Morales

13_tudor-int_08

José Domingo Cañas Nº 923. Escalera de servicio. Foto: Andrés Morales

14_tudor-int_09

José Domingo Cañas Nº 923. Desván. Foto: Andrés Morales

24_firma-de-la-noi

José Domingo Cañas Nº 901. Firma del arquitecto Alejandro de la Noi, 1928. Foto: Andrés Morales

15_eclec-int_01

José Domingo Cañas Nº 901. Escalera principal. Foto: Andrés Morales

16_eclec-int_02

José Domingo Cañas Nº 901. Hall de distribución. Foto: Andrés Morales

17_eclec-int_03

José Domingo Cañas Nº 901. Hall del segundo nivel. Foto: Andrés Morales

18_eclec-int_04

José Domingo Cañas Nº 901. Escalera principal en el segundo nivel. Foto: Andrés Morales

19_eclec-int_05

José Domingo Cañas Nº 901. Escalera principal. Foto: Andrés Morales

20_eclec-int_06

José Domingo Cañas Nº 901. Habitación en el tercer nivel, junto al desván. Foto: Andrés Morales

21_eclec-int_07

José Domingo Cañas Nº 901. Desván. Foto: Andrés Morales

22_eclec-int_08

José Domingo Cañas Nº 901. Interior de la torre en el desván. Foto: Andrés Morales

23_eclec-int_09

José Domingo Cañas Nº 901. Escalera principal. Foto: Andrés Morales


Dejamos aquí también los datos del anteproyecto aprobado para los interesados:

jpg->pdf - ilovepdf.com

26_ztsm_170102_plano-anteproyecto_01

Planta primer nivel

27_ztsm_170102_plano-anteproyecto_03

Planta tipo (pisos 2 al 7)

28_ztsm_170102_plano-anteproyecto_02

Elevaciones

29_ztsm_170102_plano-anteproyecto_04

Elevaciones

ztsm_170101_2016-08-01-solic-de-anteproyecto

ztsm_170101_2016-08-18-acta-observaciones

ztsm_170101_2016-10-04-resol-81-aprueba-anteproyecto

ztsm_170101_promesa-de-compraventa

¡Feliz 2017!

¡Les deseamos a todos un muy buen año 2017!

Con gusto les contamos que el día miércoles 28 de diciembre de 2016 ingresamos el expediente técnico al Consejo de Monumentos Nacionales para que nuestro barrio sea declarado Zona Típica.

¡Los invitamos a seguir participando en este proceso!

http://www.biobiochile.cl/noticias/artes-y-cultura/actualidad-cultural/2016/12/29/vecinos-quieren-convertir-el-barrio-suarez-mujica-en-zona-tipica.shtml

ztsm_161228_foto-ingreso-expediente-cmn_01-kopie

Foto: Twitter Alejandra Placencia

ztsm_161228_foto-ingreso-expediente-cmn_02-kopie

Foto: Twitter Alejandra Placencia

Asamblea Cierre de Proyecto

Los invitamos a la Asamblea de Cierre de Proyecto de Zona Típica del Barrio Suárez Mujica. Estamos próximos a entregar el expediente técnico al Consejo de Monumentos Nacionales.

¡No se queden fuera de la discusión!

Será en la sede de la Junta de Vecinos Nº 13, Av. Grecia Nº 790, el domingo 4 de diciembre a las 11:30 h.

¡Los esperamos!

ztsm_161128_afiche-asamblea-de-cierre-con-logo

Memorias vecinales: Loreto Söhrens

La vecina del barrio Loreto Söhrens comparte hoy con nosotros sus memorias personales sobre el Barrio Suárez Mujica. ¡Agradecemos este bello aporte a la memoria colectiva barrial!

 

Memorias del Barrio Suárez Mujica

por Loreto Söhrens Pendola

1900 – 1930 (Periodo histórico)

El 5 de junio de 1896 Roberto Suárez Mujica compra la chacra Lo Encalada a Alfredo Echaurren Valero, según consta en un cuaderno con datos del Conservador de Bienes Raíces, transcrito por mi tío abuelo Enrique Pendola Demartini. Luego, Roberto Suarez Mujica parcela la Chacra Lo Encalada y vende los terrenos; Don Aníbal del Solar Palma compra uno de ellos en 1933. Un tiempo después lotea y vende los sitios del llamado “Barrio Residencial Estadio Nacional”.

1930 – 1950 (Periodo de los abuelos)

Mi papá nació en la calle Elías de la Cruz en 1933. Ahí creció junto a sus hermanos y conoció a los amigos de toda la vida. Es el barrio de la Plaza Enrique Bunster, llamada coloquialmente “Plaza de los Aburridos” (J .M. Infante con Av. José Domingo Cañas). Él cuenta que le dicen así porque cuando los jóvenes del sector no tenían nada que hacer, se dirigían a la plaza a encontrarse con alguien, pasar el tedio y conversar un rato.

Mi mamá recuerda que venía con su Nonna a la parcela de la familia que estaba ubicada donde hoy se encuentra la Iglesia San Bruno. Venían habitualmente a buscar frutas y verduras. Después, en 1947, mi bisabuela se viene a vivir al barrio a la calle Canónigo Madariaga, casa que compra con un crédito del Banco Italiano. En esa época las calles eran de tierra: recién en 1957 se paga la pavimentación a la Dirección de Pavimentación Urbana.

En esos años, Ñuñoa se estaba poblando por gran cantidad de inmigrantes, en su gran mayoría italianos, alemanes y franceses; también muchos descendientes de judíos y árabes. Cabe destacar que muchos de los descendientes de dichas familias aún viven y vivimos en el barrio.

En 1950, mi Nonno Juan Benito Pendola comienza a construir la casa ubicada en Av. Grecia 1996, la cual fue construida bajo norma asísmica con un control sumamente estricto por parte de la Municipalidad. Mi Nonno contaba que los inspectores municipales visitaban la obra 1 o 2 veces por semana y revisaban la dosificación y la cantidad de mezcla, la enfierradura, el modo constructivo. Todo tenía que estar bajo norma.

ls_04

Construcción de la casa familiar en Av. Grecia 1996. Autor: Juan Pendola Demartini, 1950. Gentileza Loreto Söhrens Pendola.

La Avenida José Domingo Cañas tenía adoquines y aún los tiene, solo que debajo del asfalto.

1950 – 1970 (Periodo de consolidación)  

Mis Nonnos se trasladan desde el sector de la Plaza Guillermo Franke en la calle Julio Prado a la casa recién construida en Av. Grecia con Av. Campos de Deporte para estar más cerca del resto de la familia. Es aquí donde mi mamá hace gran cantidad de amigos y se conoce con mi papá. Todos mis tíos de padre y madre se casaron con gente del barrio y muchos de sus amigos también. Actualmente, una de mis primas vive con sus hijos en el Barrio.

Mis primeros recuerdos se encuentran después de 1962, año en que nací, jugando en mi casa con mis vecinos, o en la de ellos. Salíamos a recorrer el barrio, jugando a saltar los canales de regadío de los árboles o andando en bicicleta cuando había partido en el Estadio Nacional. Esto se podía hacer sin peligro, pues cerraban Av. Campos de Deportes.

Recuerdo ir a ver a mi Nonna María (bisabuela materna), quien vivía a dos cuadras de mi casa. Recuerdo que en esos años las rejas de las casa se mantenían sin llave, se podía entrar libremente, solo se cerraban con llave en la noche.

La actividad en las calles era poca. La vida se llevaba al interior de las casa, los patios en general eran grandes, los niños nos relacionábamos con los hijos de los vecinos, se jugaba poco en las en las calles, solo salir en bicicleta para los partidos de futbol.

ls_02

Hermanos Söhrens Pendola frente a la casa de sus abuelos. En el frontis del Estadio se ve el reloj que tenía antes de que fuera reemplazado por el escudo nacional en los años ’80. Autor: Guillermo Söhrens Alvarado, 1967. Gentileza de Loreto Söhrens Pendola.

Con respecto a los colegios, muchos fuimos a colegios fuera del sector. En realidad no eran los colegios los que nos unía, ya que en el barrio existía el colegio Suizo, solo para suizos en ese momento, y con contadas excepciones de otras nacionalidades. Recién se abrió a la comunidad por el año 2000. El Liceo 7 de hombres en calle Carmen Covarrubias con Av. Irarrázaval, un colegio chico en la calle Monseñor Izaguirre, y 2 colegios religiosos próximos al barrio, donde iban algunos niños del sector.

Nuestros padres conocían a los dueños de prácticamente todas las casas cercanas y había colaboración mutua y fraternidad. Recuerdo de niña cuando venían de la casa de Don Alejandro Hales a sacar hojas de parra a nuestro parrón para cocinar. Nosotros también le pedíamos la caretilla a la Sra. Victoria Kattan vda. de Hirmas, vecina del lado oriente de la casa.

Mis padres hacían asados con sus amigos en el patio de la casa. Muchos de ellos vivían en el sector y en esas reuniones fuimos los hijos conociendo a más niños del barrio.

Con respecto al comercio y locales, había más que ahora. También había pequeñas fábricas como laboratorios. Algunos de los que recuerdo son: en la esquina nororiente de Irarrázaval con Antonio Varas había una fábrica de hielo y leñaría, al frente con Campos de Deportes en plena esquina la Farmacia Larco y al lado el Lavaseco Lutecia, que aún existe. Bajando por Av. Irarrázaval 1951, donde hoy está la sala de bailes Golden Music, estaban la distribuidora de pollos King y antes los Baños Turcos.

En el barrio también había fábricas, como la de plásticos Shyf en Dublé Almeyda, los algodones Beta en Av. Irarrázaval 1115, creo que funciona aún. Un muy buen dato del barrio eran las hermanas de las tortas de Pompadur, en calle Aníbal Aracena, lugar que aún existe, ahora con la conducción de un sobrino nieto de la original dueña y creadora del negocio.

En Campos de Deportes con Av. Grecia estaba la Quinta de Recreo La Huifa, luego lugar para bailar Tango y hoy Restaurant Chino. La fuente de soda del Griego (el dueño era griego) en Av. Grecia 1922 casi con Carmen Covarrubias; hoy en ese lugar está un servicio técnico de máquinas de coser, que a su vez antes estaba en Av. Irarrázaval mas menos a la misma altura.

En Av. Grecia 1910 con Carmen Covarrubias había un negocio de abarrotes de un vecino de origen italiano.

En general había buena relación con los comerciantes, bastante cercana, muy parecida a la que existe hoy con al menos los almacenes de barrio que aún subsisten.

En Covarrubias con Suárez Mujica por mucho tiempo existió una Peluquería. Luego, una “Polla Gol” y un local de venta de abarrotes de Don Mario León, hoy fallecido. En su lugar hoy existe un negocio de sushi. En el mismo edificio vivía la señora Mariana, costurera de alta costura, quien le hacía la ropa a las señoras del barrio.

1970 – 1990 (Periodo Unidad Popular y Dictadura)

En este periodo me acuerdo de la caravana de camiones por Av. Grecia celebrando la nacionalización del cobre y a los mineros regalando laminitas de cobre. En general, el barrio fue bastante tranquilo hasta septiembre de 1973.

ls_01

Discóbolo en su posición original frente al Estadio (izquierda). Autor: Loreto Söhrens Pendola, 1981. Gentileza de Loreto Söhrens Pendola.

En ese entonces el Estadio Nacional fue centro de detención. Según recuerdo, hasta noviembre de ese mismo año -yo tenía 11 años en esa época y vivía frente al estadio- la gente se instalaba a esperar si soltaban a sus familiares en los grandes antejardines de las casas próximas a Av. Campos de Deportes. En algunas ocasiones las personas corrían hacia las puertas del Estadio cuando creían que liberarían a sus familiares detenidos. En una de esas oportunidades liberaron al papá de una amiga y vecina que vivía en Campos de Deportes. Un vecino lo vio y avisó que venía en el grupo que iban a liberas; fue emocionante el encuentro con su hija.

Por las noches se sentían ráfagas de ametralladoras y una noche movimiento de tanques por Av. Grecia, los que destrozaron el pavimento. También en algunas oportunidades los militares se acercaban a la puerta y tiraban ráfagas de ametralladora al aire para intimidar a las personas que esperaban por noticias de los suyos.

Después en el barrio todo siguió bastante tranquilo hasta que la familia Grau (dueños de prefabricados Grau) vendieron su casa, ubicada en campos de Deportes 817, a la Colonia Dignidad.

Los alemanes empezaron a poner tapa vistas por todos los sectores de la casa. Luego, por las noches, en pleno toque de queda, sacaban por meses camiones repletos de tierra. Los camiones destruyeron el bandejón central, hoy aún se puede notar. Nunca se supo que estarían haciendo, pues la casa tenía piscina. Muchos suponíamos que túneles, lo que al parecer es cierto según han dicho a vecinos las personas de la empresa que hoy ocupa la casa.

La vida con los amigos del barrio fue bastante entretenida, ya que dada la cercanía de las casas nos veíamos prácticamente todos los días.

En los años ochenta comenzó a nacer la nueva generación. Mis tres hijos nacieron en la Clínica Grecia ubicada en Crescente Errázuriz 1875 con Carmen Covarrubias.

1990 – 2015 (periodo de recambio)

En este periodo nos cambiamos con mi familia; esposo e hijos a la casa de mi bisabuela en el mismo sector. Nuestros hijos conocieron muchos de sus amigos en el barrio y con otros desde fuera y con sus primos jugaban pichangas en la calle. Nunca recibimos un reclamo y la bulla que producían era mucha, solo amabilidad de buenos vecinos. La mayoría es gente conocida de toda la vida. Este es un barrio al que en general han llegado pocas familias nuevas. Muchas veces la casa cambia de personas pero no de familia.

ls_03

Primos en la casa de sus nonos (quinta generación en el barrio). Autor: Loreto Söhrens Pendola, 1990. Gentileza de Loreto Söhrens Pendola.

El comercio en esta etapa sigue siendo importante, de fácil llegada a comprar caminando por el barrio. Uno importante es el de Av. José Domingo Cañas y Campos de Deporte, el “Marichen”, hoy Mariluz, donde trabaja “Lucho” que lleva los pedidos a la casa o atiende con la dueña con mucha amabilidad.

Al lado del restaurant peruano de Carmen Covarrubias y Crescente Errázuriz está el negocio de Marcos, un punto de encuentro de vecinos. En él conversas, convives, te enteras de las noticias del barrio, junto con comprar el pan fresco que trae su locatario desde la Panadería las Rías de Plaza Zañartu, muy buen pan.

Desaparecida está la amasandería “Dalí” en Crescente Errázuríz con Monseñor Eyzaguirre, atendida por sus dueños, dos señores mayores muy amables. En el interior, un autorretrato de Salvador Dalí y su hijo que vendía bajo el mesón discos de música rock. Hoy hay un gimnasio.

Este es un barrio gratamente caminable, en donde la vida de barrio y relación con los vecinos ha permanecido raramente igual por décadas. Mis hijos han vivido una vida de barrio muy similar a la que vivieron mis padres o la de mi esposo o mía.

Lo que asusta es la llegada de las inmobiliarias y por ende la destrucción de la vida de barrio y de la historia del país, ya que en este barrio han vivido y viven personas notables de la historia de Chile, tales como el Cardenal Raúl Silva Henríquez en calle los Pescadores N° 2260, Don Alejandro Hales Jamarne, Ministro de Minería del Gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva, la Sra. Guacolda Antoine Lanzzerini, matemática (aún viva con más 106 años).

Muchos prestigios médicos, empresarios, actores, actrices, artistas, cineastas, historiadores, geógrafos, escritores, políticos y otros.

Cuando uno vive en este sector se da cuenta de que está todo aquí. La vida de barrio convive aún con la modernidad, pero eso puede cambiar de forma radical con la llegada de grandes edificios, oficinas empresas invasivas, que no conviven con el barrio, solo lo ocupan y destruyen. Como la que corto una araucaria centenaria porque ensuciaba en Carmen Covarrubias con Crescente Errázuriz

La llegada de familias jóvenes ha vitalizado el barrio, con niños pequeños que juegan y ríen cuando llegan caminando luego de la jornada escolar, lo que es agradable y tranquilizador, ya que una casa que se ocupa con familia, es una casa con vida y una menos para las inmobiliarias.